sábado, 12 de noviembre de 2011

TIC y padres. Charla en Madrid.


Hoy he estado en Madrid dando dos charlas acerca de tecnología educativa a padres. En otras entradas de post pondré cómo han ido además de las preguntas que tuve que responder. He titulado mi exposición como “La metáfora del árbol tecnoloeducativo”.
Mi charla se basa en dos líneas generales: presentar el estado actual en educación tecnológica y concienciar a los en el imprescindible papel que tienen a la hora de educar a sus hijos en TIC desde la más tierna infancia.
Comienzo comentando la metáfora acerca del árbol, que implica la necesidad de educar en TIC desde la raíz, la familia, para que a medida que el niño crezca se vayan generando en él unos hábitos positivos de uso hacia  las TIC para conseguir que en su independencia tenga las herramientas para afrontar un uso sano y productivo de las TIC tanto en su trabajo como en su vida social.
El “ciclo de nutrición” al que hago referencia lo llamo al proceso de humanización de las TIC para poder ejercer un uso positivo de las mismas. Las TIC son “cachivaches”, herramientas, y de ellas podemos hacer tanto un uso positivo como negativo. Pero para conseguir un uso adecuado de las mismas se necesitan infundir, como en todo en la vida, unos valores éticos y morales, y esto sólo se consigue mediante la educación.
Pero, ¿quiénes educan? Se han establecido 3 agentes educativos, que son aquellos entornos que influyen en la maduración intelectual y emocional de los seres humanos. Dos de ellos posibilitan la educación (son la comunidad, que se refiere a todo entorno que rodea al niño que no sea ni la familia ni la escuela; y la familia) y el otro además de educación imparte formación (escuela). No es lo mismo formación y educación, la formación es aquella transmisión de conocimientos con el objetivo de lograr un desarrollo de habilidades y/o capacidades. La formación suele tener lugar en entornos reglados, la escuela, ambiente perfeccionista y controlado. Pero la educación va más allá. Se estima que más del 60% de la educación que recibimos a lo largo de la vida no ha sido infundida en las instituciones educativas, sino que pertenece a los ambientes más heterogéneos y plurales, menos regulados y controlados que vienen de la mano de la familia y la comunidad, en los que se está adquiriendo lo que se empieza a llamar aprendizaje informal o invisible.
Y de todos estos agentes, ¿quién debe educar primero? La familia es la respuesta a esta pregunta, ya que es el primer entorno educativo de un niño. Pero en muchos casos hay dificultades. La mayor de ellas es la llamada “brecha digital” que se da cuando entre generaciones se produce un cambio tecnológico importante. Ésta brecha provoca una serie de problemas que dificultan que los padres puedan educar en TIC. Por un lado está el desconocimiento de estas tecnologías ya que los padres no suelen recibir mucha formación en estos temas, por otro éste desconocimiento genera apatía y un desinterés por procurar intentarlo, además del añadido ritmo de vida que limita el tiempo para dedicarse a investigar.
Pero la consecuencia más evidente de todo ello es el uso de la tecnología como canguro. Antes era sólo la tele, que aunque no daba lugar a la interacción con ella ya infundía mucha educación (buena o mala) sobre el sujeto pasivo, el niño. Pero las TIC ahora posibilitan la interacción, lo cual les aportan a la vez un valor añadido y más peligros. En el primer video de esta presentación se puede ver un ejemplo de qué tipo de cosas puede hacer un niño que tiene al alcance las TIC sin supervisión de los padres. Los niños al no ser conscientes de las consecuencias no pueden evitar investigar, ya que aprenden mediante la manipulación de las herramientas, aprenden por descubrimiento.
Pero ésta inclusión de las TIC en el hogar ¿de dónde viene?. El “ciclo de la fotosíntesis” es aquel al que me refiero nombrando como el proceso en el que se produce la aparición, gestación y consumo de la tecnología. Las Tic aparecieron como un avance tecnológico, que como siempre, es aprovechado por las empresas que son las que mueven el dinero al verles el potencial de salida que pueden tener. Tras ello, se hacen campañas de publicidad para intentar infundir necesidades en los espectadores que seguramente no tenían pero que les harán desear el producto. El problema de esto es que generan modas e influyen en especial en los niños, que luego condicionan a los padres en la compra de esa tecnología que no saben ni qué tiene. El 2º vídeo de la presentación muestra cómo las TIC han ido entrando en la casa sin ningún sentido, sólo porque era lo más nuevo de lo nuevo pero sin de verdad hacer una integración de las mismas en la vida familiar, para no perder aspectos positivos de la vida en común sino potenciarlos con las TIC.
Pero tras haber pasado la tecnología por la empresa, la publicidad, la familia y la comunidad… y con mucho retraso, al final, la escuela. Como dantos, antes del 1990 ya existían los ordenadores, pero poco antes del 2000 se comenzaban a plantear teóricamente los usos de las TIC en la educación… pero hemos tenido que esperar hasta el 2009-2010 para llevarlas al aula con el programa Escuela 2.0. La escuela ha perdido un tiempo de oro para educar en TIC pero a pesar de la negligencia por parte de la escuela las TIC ya comenzaban a formar parte de la vida de los niños, pero sin supervisión educativa. Por ello, la familia y la comunidad, pero sobre todo la familia, es el agente educativo con mayor responsabilidad educativa.
Todo este trabajo se verá recompensado ya que preparará a los pequeños a afrontar y a tomar las habilidades suficientes de interaccionar socialmente en un medio además de físico virtual.
Generalmente conocemos las redes sociales de uso entre 13, 18 años, como Facebook, Twitter y Tuenti, pero hay muchas otras. Esta imagen corresponde a la taxonomía de redes sociales llevaba a cabo por Juan José de Haro, que la actualizó este mismo año.
Pero ¿qué hacer para evitar lo negativo y disfrutar de lo positivo? Estos dos expertos nos dan las claves. Por un lado, asumir que estas TIC han llegado para quedarse, por otro, que prohibir no es la solución ya que lo harán igual o buscarán la forma de hacerlo, y por último: predicar con el ejemplo y ganarse la confianza del niño, ya que es lo único que se necesita para que te abran su mundo, y de esta manera ven a la figura paterna o materna como referente tecnológico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si quieres puedes escribir aquí cualquier idea que quieras aportar al respecto de las entradas.