martes, 8 de noviembre de 2011

La importancia de la educación en redes sociales


Existen dos tipos de redes sociales a grandes rasgos: las de participación controlada y las redes sociales de uso convencional.(Existe una Taxonomia muy completa realizada por JJ de Haro)
Ambas redes sirven para lo mismo en educación: para generar de manera virtual una interacción entre personas con el objetivo de trabajar una serie de contenidos y así conseguir objetivos como son, además de los propios de la unidad didáctica referidos a la materia, el de trabajo colaborativo, participación, responsabilidad con la propia actividad, comportamiento social virtual,…
Pero hay una diferencia enorme entre estos dos tipos de redes sociales: los recursos.
Con ello me estoy refiriendo a las prestaciones de unas y de las otras, y de todo comportamiento que puede derivar de estos recursos. Cada red social tiene unas características determinadas, pero en las redes sociales controladas (aquellas que crea un docente para el uso exclusivo de un colectivo) todos aquellos recursos que se ponen a disposición de los usuarios son muy sencillos y resultan arduos conocidos, como son los foros, un espacio de repositorio, calendario, sistema de recopilación de últimas actualizaciones y actividad sobre los integrantes, mensajería, sistema de subida de datos… incluso miniblogs personales como en las redes sociales de plataformas como Ning
Este tipo de prestaciones suelen ser las típicas que todo docente pone al alcance de sus alumnos, acostumbrados a encontrase con ellas en su vida virtual normal, y en la mayoría de los casos, no se necesita una formación previa a su uso para la capacitación de cara a la herramienta.
Pero en el caso de las redes sociales convencionales (Facebook, twitter…) las características individuales de cada una son inamovibles, el docente no las puede adaptar, y se trata de redes sociales masivas, en las que el flujo de personas adheridas a ellas no es posible ser controlado por el docente. Las prestaciones son mucho más complejas, además de contar con publicidad adicional en cada una de las páginas acerca de la que es necesario educar... El comportamiento a tener en estas redes tampoco es el mismo, ya que no solo se comparten con el grueso de la clase, sino que un alumno en su perfil puede tener 500 amigos ajenos a la actividad que se quiere desarrollar.
Todas estas incidencias se pueden enfocar desde un punto de vista positivo: por un lado, se está realizando una labor educativa en redes popularmente usadas con otros fines: cotilleos. Al haber tanta heterogeneidad de comunidades a cada alumno se le capacita en la gestión de su protocolo de interacción con los diferentes grupos,… pero para poder abarcar esta labor y que además se pueda llevar a cabo una actividad educativa en estas redes, es necesario un proceso de formación para obtener una capacitación previa a estas actividades, con el objetivo de minimizar los riesgos, los miedos, las inseguridades, y maximizar  el conocimiento de las prestaciones, del autoestima, de la autogestión de la propia actividad en la red… De este modo, se está educando en un entorno lo más parecido a la vida real, un espacio no controlado, pero seguro a la vez gracias a la educación.
El mayor enemigo ante las actividades innovadoras de este tipo es el subestimar la necesidad de esta formación previa, lo que provoca un desinterés por la actividad, un progresivo analfabetismo social, una falta de capacitación ante herramientas de uso,… todo ello se reafirma en la falta de confianza sobre esta red por parte de los alumnos ante la actividad en la misma.
Con dedicar una clase a ello es suficiente, pero imprescindible, ya que si no, por experiencia, no se conseguirán los objetivos determinados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si quieres puedes escribir aquí cualquier idea que quieras aportar al respecto de las entradas.